Social Media

Ten Tips on How To Monitor Social Media Accounts

Cómo Monitorear las Redes Sociales de sus Hijos

Having taken a brief (and certainly not exhaustive) look at what teens are doing on the various social media platforms that are out there in my last blog, it might seem a bit intimidating to start to think about how to even begin to monitor your teens’ use of social media. However, although I’m a passionate believer in the good that social media can do, I’m also not naive to the offensive, dark, and vulgar things that teens can either voluntarily or involuntarily be exposed to on social media. Taking a hands-off approach to your teens’ social media use will not benefit you or them. It’s important that you stay connected and aware of what your teens are doing digitally, in order to protect them.

How to Monitor

Don’t demonize: Trying to take away social media from today’s teens can be equated to perpetually grounding teens of the past. Whether we like it or not, teens are connecting with one another digitally and there’s no going back. Demonizing or banning social media from a teen is ripping them away from the primary landscape of their social life.

Talk to them: The most fundamental way you can stay in tune with how your teens are using social media is to ask them questions. They’re the experts here. Ask them how they’re using their accounts and why. Approach these conversations with a desire to learn more and to open your teens up more to speaking freely about their social media use rather than to police them.

Use social media: Make yourself familiar with the accounts your teens are on (no, don’t go follow all your teen’s friends), but be aware of the accounts they’re on and the types of content that are shared there. This is more for your information than for you to keep tabs on everything your teen is posting.

Have Rules: While demonizing social media is problematic, just like anything, proper boundaries and limitations are needed in order for social media to have a positive impact. Consider some of the following for inspiration:

  • Don’t allow phones in bedrooms, for the entire family. Keep a charging station in a common area, where phones are kept overnight. This is helpful for a number of reasons including less blue light late at night which can affect sleep, less temptation to perpetually scroll in bed, and less isolation associated with social media use.
  • Create a phone curfew. Establish a time at night were phones are to be put away at the charging station.
  • Have an app ration rule. Challenge your teens to have one prayer app for every two social apps they have on their phones.
  • Track social media use. Consider installing an app on your teen’s phone like AntiSocial which tracks how much time a user spends on various social media platforms. This will give you and them a sense of how they’re using their time and, if needed, to give them the wake-up call if they’re overusing social media.
  • Don’t let your teens password protect their phones. This will increase accountability by enforcing a no passwords rule, which will mean that you, as a parent, would have access to your teen’s phone at any given time. When enforcing this rule, it has to be clear that this is for their own good and safety, not for the sake of policing.
  • Require your teens to give you their login information for every social account that they have. Again, this rule must be expressed as a priority for your teen’s good, not a helicopter-parent mechanism. But for their safety and accountability, ensure that your teens share their passwords with you. Everything from their Apple ID to their Snapchat passwords should be stored somewhere that you can access. That doesn’t mean you should be logging into their accounts on a daily basis, but they should know that, at any given point, you can log in to their accounts.

The digital landscape teens are living in might seem overwhelming, especially since it’s so “their world” and so different from the one you grew up in. However, it’s imperative that, as a parent, you’re doing everything you can to encourage the positive uses of social media and to protect them from its negative side-effects.

Ya que tomamos un breve paseo por las redes sociales que más usan los jóvenes en mi blog anterior, puede ser algo intimidante el pensar en cómo monitorear a sus hijos e hijas mientras las usan.

Aunque yo creo fielmente en que las redes sociales pueden tener un impacto positivo en los que las usan, también soy consciente de lo malo que se puede encontrar dentro de ellas, ya sea a propósito o no. El no intervenir no le beneficia ni a sus hijos ni a usted como padre. Es importante mantenerse conectado y consciente de lo que sus jóvenes están haciendo digitalmente, para así poder protegerlos.

Cómo monitorear

No demonice: Tratar de quitarle las redes sociales a los jóvenes de hoy en día sería como poner a los jóvenes del pasado en un castigo permanente. Nos guste o no, los jóvenes se conectan entre sí digitalmente y no hay marcha atrás. Demonizar o prohibir las redes sociales a un joven es arrancarle su vida social entera.

Hable con ellos: La manera más fundamental de mantenerse en sintonía con la forma en que sus adolescentes usan las redes sociales es haciéndoles preguntas. Ellos son los expertos aquí. Pregúnteles cómo están usando sus cuentas y por qué. Aborde estas conversaciones con el deseo de aprender, más que de vigilar, para que sus hijos se abran y puedan hablar más libremente de su uso de las redes sociales.

Use las redes sociales: Familiaricese con las cuentas en las que están sus hijos (¡pero no siga a todos los amigos de su hijo o hija!). Esté al pendiente de las cuentas en las que se encuentran y el tipo de contenido que que se comparte allí. Esto es más para mantenerse informado que para controlar todo lo que su hijo o hija está publicando.

Tenga reglas: Mientras que demonizar las redes sociales es problemático, al igual que cualquier otra cosa, se necesita establecer reglas y limitaciones y adecuadas para que las redes sociales tengan un impacto positivo. Considere algunos de los siguientes:

  • No teléfonos en el dormitorio (se aplica a toda la familia) — mantenga una estación de carga en un área común, donde los teléfonos se guarden durante la noche. Esto es útil por varias razones: los expone a menos luz azul a altas horas de la noche, previene el uso sin fin de los teléfonos en la cama, y trae menos aislamiento asociado con el uso de las redes sociales.
  • Un toque de queda en el teléfono — esto ayuda con algunos de los problemas planteados en la regla anterior.
  • Regla en relación a cada aplicación — desafíe a sus hijos adolescentes a tener una aplicación de oración por cada dos aplicaciones sociales que tengan en sus teléfonos.
  • Dé seguimiento al uso de las redes sociales: considere instalar una aplicación como AntiSocial en el teléfono de su adolescente que mantiene récord de cuánto tiempo usa las diferentes redes sociales. Esto les da una idea de cómo están usando su tiempo y, en algunos casos, si están abusando de las redes sociales.
  • No permitir contraseñas: aumente la responsabilidad mediante el cumplimiento de una regla de no contraseñas, lo que significa que usted, como padre, tendrá acceso al teléfono de su adolescente en cualquier momento. Al hacer cumplir esta regla, debe quedar claro que esto es por su propio bien y seguridad, no simplemente por invadir su privacidad.
  • Contraseñas compartidas: nuevamente, esta regla debe expresarse como una prioridad para el bienestar de su hijo o hija, no como un mecanismo de un padre sobre involucrado. Pero es importante que, para aumentar la responsabilidad, el joven comparta sus contraseñas con usted. Todo, desde su Apple ID hasta sus contraseñas de Snapchat, debe almacenarse en algún lugar al que usted pueda tener acceso. Eso no significa que usted va a entrar a sus cuentas diariamente, pero deben saber que, en cualquier momento, usted podría hacerlo.

El paisaje digital en que los jóvenes viven en estos tiempos puede parecer abrumador, especialmente porque es tan “su mundo” y tan diferente al mundo en que usted creció. Sin embargo, es imperativo que, como padre, usted haga todo lo posible para fomentar el uso positivo de las redes sociales para proteger a sus hijos de los efectos secundarios negativos.

Puede parecer un mundo totalmente nuevo para usted, pero sus hijos, todavía son sólo jóvenes: las redes sociales simplemente son nuevos elementos de cómo están creciendo y comprometiéndose con el mundo que los rodea. Como padres, hay que amarlos lo suficiente como para tratar de entender cómo lo están haciendo.

About the Author

Leah Murphy

I love Kanye West and Jesus Christ... not in that order. I like sunflowers, adventures, dancing, and good music that matters. I'm constantly looking for what is true, good, and beautiful in everything around me. I have a deep desire for authenticity in all things and I'm pursuing heaven on a messy little journey that Jesus is making beautiful with new mercies every day.