Free/Spanish Only

¿Misa en Español o Inglés?

Algo igual, o muy parecido, me imagino, se repite cada domingo en los hogares hispanos: los padres y sus hijos se enfrentan en una guerra que parece más peligrosa que cualquier otra en la historia. Quizá existen batallas a lo largo de la semana, pero la guerra final siempre ocurre en el día del Señor.

¿El motivo? Tener que ir a Misa en español.

El joven bicultural tiene una relación un tanto complicada respecto a su identidad hispano-latina. Y esta relación puede empeorar cuando se le dificulta hablar en español, el idioma de sus padres. La guerra estalla cuando los padres y familiares en su deseo de preservar su lenguaje materno, buscan la manera de asistir a Misa en español. Como consecuencia, los jóvenes se quejan de esta postura de sus padres y optan por lo “más cómodo” — o sea, el no asistir a Misa. Y como en casa los padres mandan, terminan llevando a los muchachos a Misa a la fuerza, y esto les molesta y causa frustración en el hogar a lo largo de la semana y hasta el próximo domingo, cuando inevitablemente se repite la misma historia.

La realidad es que en esta guerra, ambos partes tienen argumentos muy válidos. Los padres tienen toda la razón al querer preservar el idioma que ellos hablan, y también es muy importante para ellos asistir a Misa juntos, en familia. Por otro lado, los jóvenes están en su derecho de no querer asistir a Misa en un idioma que no entienden.

Desafortunadamente en esta guerra, no sólo pierde uno, sino ambas partes — por tanto lo ideal sería buscar juntos la mejor solución.

Aquí proponemos algunas ideas que pueden ayudar a convertir esas guerras dominicales en oportunidades para la comunicación y el diálogo:

 

Primera Opción: Misa en Español + Youth Mass

Tratar de remediar esta situación tan complicada podría ser darse la oportunidad de asistir en familia a una “youth Mass” (Misa para jóvenes) en inglés una vez al mes. Pueden fijar un domingo del mes, el que mejor se acomode a la familia (por ejemplo, cada tercer domingo), o simplemente un domingo de cada mes.

Asistir a una Misa en inglés enfocada en los jóvenes podría ayudar a determinar si la resistencia de su(s) hijo/a(s) se debe concretamente al idioma. Y por lo menos estos domingos, su hijo/a tendrá la oportunidad de compartir lo que Dios le dió a través de su Palabra y de los frutos recibidos durante la homilía. Así mismo, su hijo/a podrá apreciar el gran esfuerzo que usted hace asistiendo a la Misa en inglés. Y con la esperanza que en su hijo/a nazca y/o crezca el deseo de asistir regularmente a la Misa en español los otros domingos del mes.

 

Segunda Opción: Mitad en Inglés + Mitad en Español

Otra opción para los padres que son bilingües, sería alternar el idioma de la Misa a la que asisten cada semana. El primer y tercer domingo, pueden asistir a una Misa en español; y el segundo y cuarto domingo, ir a una en inglés. (Si un mes tiene quinto domingo, pueden lanzar una moneda al aire para determinar a cuál Misa van a asistir).

Es importante que los hijos reconozcan el gran esfuerzo que ustedes hacen para asistir a la celebración de la Liturgia juntos como familia, aunque esto implique hacer ciertos sacrificios tanto padres como hijos. Gracias a su ejemplo, los muchachos estarán dispuestos a sacrificarse en esas semanas por amor a la familia, para ayudar a poner fin a esa guerra semanal, así mismo para dar testimonio de que la la fe y la familia son lo más importante.

 

Tips adicionales:

Además de las opciones que les acabamos de presentar, consideramos necesarias algunas pautas adicionales para enfrentar estas situaciones de una manera más práctica y funcional:

 

  • Antes de las Misas en español… Motive a su hijo/a a explorar anticipadamente las lecturas del domingo correspondiente para ir mejor preparados y así entender mejor lo que el Señor nos dice en su Palabra. Esto evitará que su hijo/a se sienta fuera de lugar durante la Homilía. (Como sugerencia, recomendamos el podcast “Sunday Sunday Sunday” de Mark Hart y el libro Ascend de Life Teen.)

 

  • Antes de las Misas en inglés… Lleguen a la Iglesia con unos minutos de anticipación para abrir el misal y repasar las respuestas de la Misa en inglés. Aun cuando su hijo/a se siente más cómodo con el idioma inglés, la realidad es que no crecieron escuchando las respuestas de la Misa en este idioma, por lo que consideramos necesario estudiarlas. De toda forma, si prefieren responder en español, ¡es completamente aceptable! Nuestro Señor entiende cualquier idioma. Nota adicional: ¡No pierdan la oportunidad para repasar las lecturas!

 

  • Durante la semana… Procuren dialogar en familia sobre la Misa. ¿Qué parte de la Misa les impactó más? ¿Qué parte de la Misa no entendieron? ¿Qué mensaje les dejó Dios para meditar en la semana? ¿Cómo se sienten al celebrar la Misa en difrentes idiomas? Procuren compartir sus experiencias de la celebración Eucarística para mantenerse más unidos como familia y fortalecidos como cristianos.

About the Author

Stephanie Espinoza

Stephanie started ministering to teens when she was just a teen herself. When her community at her parish growing up lacked a youth ministry effort that addressed the needs of Hispanic teens, she and her siblings and friends started their own. After years of volunteering her time as a teen, the Lord led her to study the New Evangelization at John Paul the Great Catholic University and to work in ministry at the very parish where she grew up. Today, she happily serves as the Coordinator of Hispanic Ministry Resources and Outreach for Life Teen, enjoys getting lost in a good book, appreciates the art of curating the perfect music playlist, and is learning to uncover the underrated perks of desert life.